Ratón de Biblioteca #2: Los Libros de la Biblioteca

Empezaré esta vez con una historia:

"Erase una vez una pequeña niña que vivía en un lugar muy muy lejano en donde no había ninguna librería, debido a su pobreza y a que tenía que hacer viajes cada vez más largos para saciar su hambre de aventuras y buenas letras, la pequeña fue disminuyendo sus lecturas resignándose a ser como los demás chicos de su edad y conformarse con entretener su mente con los programas de televisión de moda. Ya se había olvidado del maravilloso mundo que escondían los libros detrás de sus páginas, cuando casi si quererlo descubrió algo que le cambio la vida: La tarjeta de la biblioteca pública. Con ella podía accesar a un enorme catálogo de volúmenes e historias cuando quisiera, así como llevarlos a su casa y disfrutar de ellos desde la comodidad de su habitación. Pasaron los años y gracias a esto la niña siguió disfrutando de los libros y lo que tenían para ofrecerle, descubrió un mundo nuevo y una manera de ver la vida muy diferente a la que tenían los demás. La niña dejó de utilizar su tarjeta, pues junto con la llegada de los años también lo hizo el crecimiento de la ciudad en donde vivía y la aparición de librerías, pero la niña jamás olvido la oportunidad que recibió y siguió visitando el lugar que le brindo tantos y tan bonitos momentos". 


Jejeje suena muy cursi, pero es que yo le tengo un amor GIGANTESCO a la Biblioteca Pública, a lo mejor algunos, que como yo, provienen de lugares muy pequeños, que a veces ni en el mapa aparecen, entenderán la importancia que puede tener un lugar así, cuando no existe ninguna librería y la gente tiene otras prioridades antes que adquirir un volumen. No me voy a poner a hablarles mucho del lugar de donde provengo porque no creo que les interese mucho, básteles saber que es una comunidad pequeña en donde muchas de las calles aún no están asfaltadas y a la que se puede visitar de extremo a extremo completamente a pie.

Cuando empecé a leer solía recurrir a libros que ya estaban en mi casa, pero cuando fue aumentando la cantidad de los que ya había leído empece a buscar la manera de adquirir nuevos volúmenes en otra ciudad más grande cercana a la mía. Al principio era muy fácil: le encargaba el libro a alguien que fuera a salir y sólo esperaba a que llegara a mis manos, pero conforme el tiempo paso me fue más difícil ahorrar para comprarlos y mi familia dejo de viajar con la misma frecuencia (la crisis, que más). En esas estaba cuando nos llevaron de la secundaria de visita a la biblioteca, recuerdo con mucho cariño la visita, porque el bibliotecario nos empezó a platicar muchas anécdotas de la encuadernación y de los libros que tenían. 

Al final de la visita algo muy padre paso, nos pidieron nuestros datos para hacernos la tarjeta de la biblioteca. Yo estaba super emocionada porque como nos platicaron podíamos disponer de los 3 libros que quisiéramos por una semana completa, y si al termino de esta no los terminábamos de leer podíamos volver a pedirlos. Desde ese entonces tengo mi tarjeta (bueno, la he ido renovando) y cada que tengo oportunidad hago uso de ella.

Gracias a la biblioteca de mi ciudad, he leído muchos libros y los sigo leyendo, en ella encontré mis libros favoritos y me hice la fanática de los libros que soy ahora, encontré libros hermosos y me enamoré una y mil veces de ellos. Además tuve la oportunidad de conocer a otros lectores de mi ciudad y hacer muy buenas amistades, recibí recomendaciones de libros asombrosos que nadie conocía y participe de muchas actividades en torno a la lectura que realizaba la biblioteca.

A lo mejor pensaran que son puros libros clásicos o muy viejitos y he de confesarles que al principio si era así pero ahora con las nuevas reformas en las bibliotecas están trayendo nuevos títulos, por ejemplo yo leí los libros de Murakami de la biblioteca y sé de buena fuente que tienen también los de Harry Potter, así como La Invención de Hugo Cabret (que espero pedir en préstamo próximamente), entre otros.

Las ventajas más grandes que tienen los libros de la biblioteca desde mi punto de vista es que no gastas nada en leerlos, sacar tu tarjeta es completamente gratis (sólo necesitas un par de fotos y algunos papeles de identificación), además de que hay muchísimos volúmenes de dónde elegir y siempre puedes renovar tu préstamo. Si te gusta el libro lo compras y por otro lado si llegas a detestarlo, sólo lo regresas y no tienes que estarte dando de topes por haber gastado la millonada en él.

Las desventajas que yo veo es que a veces no existen algunos títulos, y para todos aquellos que les encanta leer las novedades recién saliditas de la editorial esto puede ser un problema. También he oído que en otros países es necesario hacer lista de espera para obtener en préstamo algunos libros.

En mi país (México) existe la Red Nacional de Bibliotecas Públicas, que esta implementando medidas muy buenas en todas las bibliotecas, como la que les comentaba de adquirir títulos nuevos y aumentar así el acervo y el interés de los usuarios. Les dejo una foto en dónde se ve algunos títulos de la colección "México Lee" de la que les platicaba arriba:

 

Los invito a visitar la biblioteca de su ciudad, seguro encuentran más de un título que les llame la atención, se ahorran unos centavos y con algo de suerte puede que encuentren a un buen amigo que les recomiende libros. Ojalá que con esta entrada consideren también donar uno de sus libros a la biblioteca para que compartan con alguien más lo que el libro tiene para ofrecer.

5 comentarios

  1. Yo igual soy de una ciudad pequeñita :)
    Hace mucho tiempo que no voy a la biblioteca, pero tengo pensado ir esta semana para traerme uno que otro libro.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Yo ahora hace mucho que no paso por la biblioteca porque tengo un montón pendientes en casa pero lo echo de menos, me encanta pasearme por las estanterías descubriendo títulos
    besos

    ResponderEliminar
  3. La vrdad es que en las biblotecas de mí país hay pocos libros refiriendome a novelas pues en si sólo hay más como de arte, geografía, historia, vaya para buscar información :S
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Cada vez que llego a la biblioteca me siento pequeñita, con tantísimo por leer delante y sin saber por dónde empezar.
    Me gusta esa sensación, de quererlo todo, probarlo todo y alternar...
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Me encantan las bibliotecas.. y las librerias son el paraiso jejeje..
    Besos :)

    ResponderEliminar

¡Recuerda que un blog se alimenta de tus comentarios!
No hagas SPAM y no insultes a nadie por favor c:
*Cada que haces un spoiler un autor se corta las venas con galletas de animalitos*
¡Sonríe!